Control de Esfínteres


Si bien no existe un tiempo establecido para que los niños controlen esfínteres, la mayoría están preparados fisiológicamente y psicológicamente alrededos de los dos años. Algunos chicos lo logran antes y otros después.

Para que esto suceda el niño tiene que poseer el control necesario de los músculos intestinales y de la vejiga y distenderlos voluntariamente en el lugar y el momento determinados. Generalmente se logra primero el control intestinal y luego el de la micción.

Es muy importante que el niño entienda lo que se espera de él. Hay que ser pacientes, estar tranquilos, brindar estímulos adecuados (sin forzar) y acompañar. De cómo se transite esta etapa dependerán muchas conductas futuras. El docente se hace corresponsable de esta educación que compete básicamente a los padres. Es fundamental que haya encuentros de reflexión entre el docente y los padres, para lograr la misma línea de conducta en el jardín y en el hogar.

¿Qué puede hacer el docente?

Debe plantear un "adiós" a los pañales pausado, paciente y consistente. Es lógico que haya avances y retrocesos; nunca debe emitir expresiones vergonzantes ni castigos. Es importante incluir entre las actividades la manipulación de elementos líquidos y semisólidos (representación de las heces y la orina) tales como arena, agua, dáctilopintura y masa, entre otros.

Comentarios

  1. Que buen informe, me encanta el blog!! Un beso y te felicito

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Explorando con los sentidos

Matemáticas: juegos reglados para trabajar las Funciones del Número

Matemáticas: juegos reglados para trabajar la Medida

Ideas de Unidades Didácticas y Proyectos